18avo Serie de Reportajes Positivos – Inyectarse Silicón es una Trampa Mortal / 18th Series of reports Positive – Injecting silicone is a death trap

English Version Bellow

Algunas que se sometieron a estas prácticas por desconocimiento, hoy están arrepentidas ante las consecuencias

Tomado de: http://www.extra.ec/ediciones/2011/08/18/especial/inyectarse-silicona-liquida-es-una-trampa-mortal/

¡Inyectarse silicona líquida es una trampa mortal!

Es una sustancia tóxica para el cuerpo. Muchos jóvenes desconocen las fatales secuelas que deja esta errada práctica empírica que se mueve en el mundo “trans”.

Pamela sufre las consecuencias de esta práctica empírica.

Germania Salazar, Guayaquil

“La primera vez que me puse silicona líquida”, – cuenta Pamela- “fue a los 20 años. Me inyectó una amiga. Lo hizo con una jeringuilla grande. Cuando entró el líquido en mis nalgas sentí un dolor como si me rompían los tejidos. Recuerdo que me puse un litro. Me dio fiebre y escalofrío”.

Pamela no escarmentó. Luego de dos años volvió a colocarse más silicona en sus “pompis”. “Esto es como un vicio”, explica la “trans” femenina.

Pero el dolor que sintió no impidió que continúe con el proceso de cambiar su cuerpo. Más cuando se inyectó la sustancia en los pechos, esta se le corrió hacia el abdomen y espalda. Debido a esto tuvo que ser hospitalizada. La travesura no terminó allí, sino cuando se aplicó silicona en los labios. “Me puse, pero la aguja se me fue profundo y me quedé con los labios boludos”.

Pese a que muchos “trans” conocen los riesgos que corren sus vidas al inyectarse silicona líquida en su cuerpo, continúan haciéndolo. Es una especie de juego con la muerte por tener hermosos cuerpos voluminosos para lucirlos por las calles debido a los litros de silicona líquida que están embutidos dentro del organismo.

Los casos de muertes suscitados por estas prácticas empíricas aumentan cada vez más.

Los motivos, según la comunidad, para que la mayoría de las “trans” recurran a estas prácticas son: el desesperado anhelo de verse más femeninas y el no contar con dinero suficiente para pagar una cirugía estética. Estas causas conllevarían a que erradamente decidan inyectarse silicona líquida para el abultamiento de nalgas, pechos, piernas, labios, entre otras partes del cuerpo.

Según el doctor Nelson Estrella, cirujano plástico, las consecuencias son “catastróficas” a corto, medio y largo plazo. Considera que para el abultamiento de ciertas partes del cuerpo lo más indicado es realizarse una cirugía plástica por médicos titulados en la especialidad.

La silicona líquida inyectada en el organismo puede matar o desfigurar a la persona. Las causas más comunes de muerte inmediata tras una inyección de este compuesto es el rechazo inmunológico que provoca que los pulmones se inunden con fluidos o se presente una embolia pulmonar, señaló el galeno.

Ambas pueden causar una muerte rápida, a no ser que se reciba atención médica tan pronto cuando la persona sienta picor, mareos o dificultades respiratorias.

La única forma de reducir los riesgos por esta práctica es “¡no usarla jamás!”, señaló Estrella.

Pamela asegura que la silicona líquida se la consigue en lugares conocidos por las “trans” a solo 12 dólares el litro.

“ME INYECTÉ DIEZ LITROS”

Sabrina, otra “trans” femenina cuyo rostro y cuerpo deja a más de un hombre babeando, dice estar contenta con su figura que ha logrado moldear con dos galones de silicona líquida. Para esto utilizó 10 litros.

Manifiesta que para no gastar dinero en el proceso de aplicación realizó un curso de enfermería. De esta manera también ayudó a algunas amigas a hacer realidad sus sueños de verse como mujeres.

Manifestó que el secreto para que todo salga bien está en clavar la aguja profundamente en el centro de cada glúteo. “Si se clava la aguja y no sale sangre quiere decir que no se ha topado ninguna vena, ni arteria, entonces se puede introducir la sustancia”, cuenta.

Por cada litro que se inyecta indicó que se cobran 200 dólares. “Una cirugía de pechos cuesta unos dos mil quinientos dólares. Inyectarse silicona en el mismo lugar vale solo quinientos”, comenta la “trans” guayaquileña.

Ella mismo se inyectó en sus pechos, cuya talla es 38B. “Me encantan mis senos porque se ven naturales. Las prótesis se notan”, dice orgullosa.

La silicona que utilizó no es la que se comercializa en “ciertos locales” de la ciudad, sino que lo obtuvo en una clínica pagando 75 dólares.

“Esta viene esterilizada. Comprarla en sitios de dudosa procedencia se corre el riesgo de obtener algo adulterado, porque a veces lo mezclan con aceite Johnson, industrial u otras sustancias”, explica Sabrina.

Reveló haberse colocado esta sustancia en los pómulos, barbilla, frente y hasta en las piernas. “Cuando me puse en las piernas estuve mal en un hospital, porque el líquido se me bajó a los pies y estos se me hincharon tanto que me asusté. Pero fue culpa mía por irme a trabajar al siguiente día”.

Sus tobillos todavía lucen hinchados a causa de la silicona.

Sabrina revela que esta práctica se la realiza mucho entre las “trans” y reconoce que se corre riesgo en todo sentido, pero que ella y sus compañeras no tienen dinero para las cirugías.

“NO ES CUESTIÓN DE ESTÉTICA”

Diane Rodríguez, presidenta de la fundación Silueta X, reconoció el riesgo que se corre con la silicona líquida cuando es inyectada y que la idea es que la nueva generación no recurra a estas prácticas que traen fatales consecuencias y hasta la muerte.

“Para nosotras, las trans, cambiar nuestro cuerpo no es cuestión de estética ni de belleza, menos para vernos hermosas; es una cuestión de realización personal, de un anhelo de vernos como mujer. Debería crearse una política de Estado en la que las operaciones de cambio de sexo sean gratuitas para las trans, tal como lo hay en otros países”, señaló.

“Me quiero sacar lo que un día me puse”, dijo Diane, quien aseguró que antes no había información suficiente “para que entendiéramos que este proceso es peligroso. Muchas quedamos con secuelas fatales. Accedí por desconocimiento cuando tenía 18 años. Me puse en los pómulos, labios, mentón. Ahora estoy arrepentida y lo peor de todo es que aquí (en Ecuador) no me quieren sacar la silicona”.

La activista señaló que la población “trans” es de escasos recursos económicos y por eso acude a esta riesgosa práctica. “La silicona la tengo entre las piernas. Ahora no puedo andar con tacos altos porque me duelen los glúteos, tobillos y pies. La idea es que la nueva generación trans no utilice esta sustancia”, manifestó.

NO SE DEBE USAR JAMÁS

El doctor Nelson Estrella, cirujano plástico, manifestó que la silicona líquida es un elemento tóxico que se lo puede comprar hasta en ferreterías o en locales comerciales por sus múltiples usos que tiene.

Dijo que este compuesto puede ser importado de otros países como Argentina. Explicó que ni siquiera la silicona líquida que está dentro de las prótesis de glúteos o mamas (que se utiliza para las cirugías plásticas) se la puede sacar e inyectar en el cuerpo.

Comentó que cuando es inyectada, el tejido molecular tiende a movilizarse de un lado a otro. “Si se la pone en las nalgas, en menos de tres años la silicona líquida estará en el hígado. Hay casos en que a los cinco u ocho años la persona comienza a sentir fuertes dolores de cabeza y esto pasa cuando la sustancia llegó al cerebro. Cuando la persona muere, durante la autopsia se puede ver como el líquido está en el cerebro. Es como un chicle o moco ”, dijo el doctor.

Mientras más cantidad se aplique la persona, menos tiempo de vida tendrá.

“Conocí el caso de una trans que a las 07:00 se puso en los glúteos. A las 23:00 del mismo día era trasladada de urgencia a una clínica porque se le habían tapado las vías urinarias. La persona que le inyectó el líquido le topó una arteria y le envió la silicona a los riñones”.

Una vez puesta la silicona líquida es difícil extraerla, dijo el galeno. Al intentar sacarla se pueden dañar arterias y venas. “Por eso los cirujanos plásticos evitamos extraerla”, señaló Estrella.

“Cuando la silicona líquida se la inyecta en forma superficial (en la piel y grasa), la piel se pone roja, se llena de pus y hasta se revienta. Pero en este caso no llega a los tejidos orgánicos. Pero cuando se mete la aguja profundamente al músculo, la silicona recorre y llega a los tejidos orgánicos y la persona muere en corto, mediano o largo plazo”, explicó.

Estrella indicó que hasta hace dos años a nivel nacional el número de chicas “trans” fallecidas era de 36, todas por someterse a estas prácticas empíricas que entre ellas mismas se hacen en condiciones de insalubridad.

“Si la persona no muere en el momento, perece horriblemente en diez o quince años”.

El cirujano dijo que lo mejor para abultar es la colocación de prótesis de silicona, pero que sea de muy buena calidad.

__________________________________________________________________________________

Some who had these practices out of ignorance, are now repentant about the consequences 

Take of: http://www.extra.ec/ediciones/2011/08/18/especial/inyectarse-silicona-liquida-es-una-trampa-mortal/

Injecting liquid silicone is a death trap! 

Is toxic to the body. Many young people know the fatal consequences which leave this empirical practice is wrong moves in the world “trans”. 
Pamela suffers the consequences of this empirical practice. 


Germania Salazar, Guayaquil

“The first time I put liquid silicone” – Pamela-account “was at age 20. I injected a friend. He did it with a large syringe. When he entered the liquid in my buttocks felt a pain like I broke the tissues. I remember I got a liter. It gave me chills and fever. ”

Pamela not chastened. After two years he returned to put more silicone in her “derriere.” “This is like a vice,” explains the “trans” women.

But the pain he felt did not stop to continue the process of changing your body.More when the substance was injected into the breasts, this was rushed to the abdomen and back. Because this had to be hospitalized. The mischief did not end there, but when applied silicone lips. “I was, but the needle was profound to me and I was lip jerks.”

Although many “trans” know the risks their lives to inject liquid silicone into your body, continue to do so. It’s kind of playing with death for having beautiful big body to show off the streets because of liters of liquid silicone that are embedded within the body.

The deaths raised by these empirical practices are increasing. 

The reasons, according to the community for most of the “trans” resort to these practices are: a desperate desire to be more feminine and not having enough money to pay for a facelift. These causes would lead to erroneously decide to inject liquid silicone bulging buttocks, breasts, legs, lips and other body parts.

According to Dr. Nelson Estrella, plastic surgeon, the consequences are “catastrophic” for short, medium and long term. Considers that the swelling of body parts it is best performed plastic surgery for medical graduates in the specialty.

Liquid silicone injected into the body can kill or disfigure a person. The most common causes of sudden death after an injection of this compound is immune rejection that causes the lungs are flooded with this fluid or pulmonary embolism, said the doctor.

Both can cause rapid death, unless you receive medical attention as soon as the person to feel itching, dizziness or breathing difficulties.

The only way to reduce the risks of this practice is “not to use it again!” Said Estrella.

Pamela liquid silicone ensures that it gets in places known for the “trans” only $ 12 a liter.

“I inject ten liters” 

Sabrina, another “trans” women whose face and body leaves more than a drooling man, says he is happy with her figure has molded with two gallons of liquid silicone. For this it uses 10 liters.

Is that not spending money in the process of implementing a nursing place. This also helped some friends to realize their dreams of being like women.

He said the secret that all goes well is stick the needle deep into the center of each buttock. “If he sticks the needle and no blood comes out to say that he has not encountered any vein or artery, then you can enter the substance,” he says.

Per liter, which is injected indicated that charge $ 200. “A breast surgery costs about 2500 dollars. Injected silicone in the same place is worth only five hundred, “says” trans “Guayaquil.

She herself was injected into her breasts, whose size is 38B. “I love my breasts because they are natural. The prosthesis is conspicuous, “she says proudly.

The silicone used is not what is sold in “certain premises” of the city, but it was a clinic by paying $ 75.

“This has been sterilized. Buy from sites of dubious origin is a risk of getting something adulterated, because sometimes what Johnson mixed with oil, industrial or other substances, “explains Sabrina.

Have revealed the substance placed in the cheekbones, chin, forehead and even legs. “When I started in the legs I was wrong in a hospital, because the liquid is pulled down to the feet and they swelled so much that I got scared. But it was my fault for going to work the next day. ”

His ankles still look swollen from silicone.

Sabrina reveals that this practice is performed widely between “trans” and recognizes that there is risk in every way, but she and her colleagues have no money for surgeries.

 “BEAUTY IS NOT MATTER” 

Diane Rodriguez, president of the foundation Silueta X, acknowledged the risk involved with when injected liquid silicone and the idea is that the new generation does not resort to these practices that bring fatal consequences and even death.

“For us, trans, change our body is not a matter of aesthetics or beauty, beautiful to see us unless it is a matter of personal fulfillment, a longing to see us as women. There should be a state policy in which the sex-change operations are free to cross as there is in other countries, “he said.

“I want to take it one day I started,” said Diane, who said that before there was sufficient information “for us to understand that this process is dangerous. Many left with fatal consequences. I agreed because of ignorance when he was 18. I got the cheekbones, lips, chin. Now I am sorry and worst of all is that here (in Ecuador) I want to make the silicone. ”

The activist noted that the population “trans” is of limited economic resources and therefore comes to this risky practice. “The silicone I have it between the legs. Now I can not walk in high heels because they hurt the buttocks, ankles and feet. The idea is that the new generation do not use this substance trans “he said.

DO NOT EVER USE 

Dr. Nelson Estrella, plastic surgeon, said liquid silicone is a toxic element that can be purchased at hardware stores or even commercial for its multiple uses.

He said that this compound can be imported from other countries such as Argentina. He explained that even liquid silicone that is within the prosthetic buttocks or breasts (which is used for plastic surgery) it can get and injected into the body.

He said that when injected, the tissue tends to molecular move from one place to another. “If you put it in the buttocks, in less than three years will be liquid silicone in the liver. There are cases where five or eight years, the person begins to feel severe headache and this happens when the substance reaches the brain. When the person dies, the autopsy can be seen as the fluid in the brain. It’s like gum or mucus, “said the doctor.

The more amount is applied, the less time will have life.

“I knew for a transformation that began at 07:00 in the buttocks. At 23:00 the same day was rushed to a clinic because he had covered the urinary tract. The person who injected the liquid ran into him and sent him an artery silicone to the kidneys. ”

Once put liquid silicone is difficult to remove, said the doctor. When trying to remove it may damage arteries and veins. “That’s why plastic surgeons avoid pulling out,” said Estrella.

“When the liquid silicone is injected into a superficial (skin and fat), the skin becomes red, pus-filled and even bursts. But in this case does not reach the tissues. But when he gets the needle deep into the muscle, silicone covers and reaches the body tissues and the person dies in a short, medium or long term, “he said.

Estrella said that until two years nationally the number of girls “trans” was 36 dead, all these practices to undergo empirical among themselves are done in unsanitary conditions.

“If the person does not die at the time, perish horribly in ten or fifteen years.”

The surgeon said the best thing to bulk is the placement of silicone implants, but is of very good quality.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s